Articles and Advice

Cómo aumentar el vocabulario de un niño

Los estudios sobre el lenguaje de los niños han demostrado que la cantidad de conversaciones y la variedad de palabras que los niños escuchan influyen en la velocidad con la que desarrollan el lenguaje. Los niños que están expuestos a más palabras y a palabras poco comunes en sus conversaciones con los adultos tienden a desarrollar vocabularios más amplios.

Para hacer que su niño adquiera un vocabulario más amplio y desarrolle sus destrezas orales, expóngalo a una amplia variedad de experiencias, dentro y fuera del hogar:
 

Las conversaciones a la hora de comer

 

...exponen a los niños a palabras poco comunes en contextos que les permiten descubrir lo que significan. Por ejemplo, mientras prepara el almuerzo, usted puede decir que necesita un "escurridor" o "colador" para colar el agua de una olla con espaguetis: así provee un contexto con sentido para una palabra desconocida.
 

Los viajes y otros eventos especiales

 

...brindan a los niños vocabulario y conocimientos nuevos. El aprendizaje se potencia al máximo cuando se establece una base previa (por ejemplo, cuando se lee un libro para que obtenga una primera idea sobre como es un lugar y qué sucede allí). En general, la atención que presten los niños durante un viaje será mayor si se les brinda el vocabulario y la información adecuada previamente. Estimule a su niño a decir lo que el piensa que verá y escuchará, grabe sus ideas y más adelante escúchelas y conversen al respecto.
 

Las rutinas

 

...ofrecen muchas oportunidades para interactuar. A modo de ejemplo, cuando los niños se están preparando para una siesta o cuando los adultos y niños hacen tareas en conjunto -como limpiar la mesa antes de un refrigerio- constituyen ocasiones ideales para entablar conversaciones.
 

La hora de jugar

 

...es una buena ocasión para conversar. A algunos niños les interesa más hablar cuando tienen algo concreto sobre de que hablar, como juguetes y cosas materiales. Una ventaja de esta estrategia es que un niño que pueda no estar dispuesto a hablar puede intervenir de forma verbal o no verbal. Por ejemplo, mientras la Sra. Johnson juega y habla sobre bloques con su hijo León, de 3 años y medio, le dice "Tu torre es muy alta", León responde colocando otro bloque sobre la torre. Ella hace otro comentario: "Ahora es más alta". Esta vez, él responde verbalmente: "Es la torre más alta del mundo".


Nota: Estas experiencias son especialmente importantes para los niños con retrasos de desarrollo y los que aprenden una segunda lengua porque les da más apoyo y oportunidades para hablar y se sentirán cómodos haciéndolo.

Consejos expertos

Consejos para padres nuevos

Sea un comunicador de la lectura

¿Ha leído algún artículo sobre la lectura en edad temprana en el periódico, en una revista o en Internet?  En ese caso, nos gustaría saberlo; escríbanos a leadingtoreading@rif.org.
About RIF  -  Donate  -  Get Involved  -  Contact Us  -