• Facebook
  • Twitter
  • Send
  • Print

Banco de palabras

summary

A continuación, encontrará un nuevo método de ahorro para sus hijos: los niños aprendan una nueva palabra todos los días y luego la guardan en un banco personal. Día por día, recurren a estos ahorros para divertirse y reforzar la lectura.
  • The RIF Guide to Encouraging Young Readers
  • Reading, Vocabulary Building, Writing
    • 1-2
    • 3-5
    • 6-8
  • Multiple
  • Indoor
  • Bed, Play

Materiales: un fichero para fichas de 4 x 6, un paquete de separadores con el alfabeto, fichas, pequeños dibujos para recortar o calcomanías, pegamento blanco.

Deje que cada niño decore un fichero con dibujos coloridos o calcomanías. Dentro de él, coloque los separadores (en orden alfabético) y detrás de cada uno de ellos suficientes fichas como para llenar el fichero. Cada mañana, retire una ficha del fichero y pida a sus hijos que piensen en una nueva palabra para agregar. Cualquier palabra servirá. Escriba con letra grande y utilizando letras mayúsculas y minúsculas mientras sus hijos observan y repiten la palabra. Permita que sus hijos tengan las fichas y hagan lo que quieran con ellas durante un rato. Sus hijos quizás quieran dibujar sobre ellas, enviarlas por un buzón de correos de juguete, leérselas a un amigo, clavarlas en un tablero de anuncios, o pegarlas sobre el refrigerador. Una vez que los niños hayan terminado de jugar con las palabras, ayúdelos a archivarlas en el banco detrás de los separadors con las letras correspondientes. Cada mañana (o a cualquier hora del día) sus hijos podrán retirar las fichas con palabras viejas, leer o repetir las palabras, depositar nuevamente las fichas y recibir una nueva palabra. Una vez que el niño haya ahorrado durante un tiempo, en vez de retirar todas las palabras y revisarlas un sólo día, retire una palabra de cada letra del alfabeto o retiren todas las palabras archivadas en una letra.

Banco de palabras